…Y Dios bailó por bulerías…

Carta a Manuel Moreno Junquera (Moraito Chico)

Hola figura:

¿Te acuerdas? Así me saludabas siempre que nos cruzabamos por las calles de nuestro Jerez. Recuerdo las palabras que nos cruzamos cuando un viernes salía de la radio televisión pública jerezana ONDA JEREZ trás mi intervención en el programa PANORAMA.

-Hombre, figura, otra vez al pie del cañón. ¿Ves como volverías otra vez a los medios? -me dijiste-.

-Poca cosa, Morao. Poca cosa. ¿Y tu que tal? ¿Como andas?

-Pues siempre de arriba “pa” abajo, pero no me puedo quejar. Un poquillo achuchaito de salud, pero “palante” como siempre -me contestaste-.

Hoy hubiera deseado no leer la prensa. Ni haber tenido teléfono móvil. Me he quedado de piedra. ¿Mi Morao?

¿Te acuedas cuando te presenté en la expo de Sevilla? Corría el año 1992. Desde entonces tu saludo nunca me faltó y tu sonrisa picarona siempre me acompañó..

Se que hoy, Dios te recibió en las puertas del Cielo bailando por fin de fiesta jerezana, por Bulerías. Me dicen que San Pedro hasta dió una “pataita” como las que solias dar cuando de vez en cuando te incorporabas a esos fines de fiesta como sólo en Jerez sucede. Me cuentan que la Paquera (tu descubridora natural) llevaba el ritmo como nunca. Me susurran como Luis de la Pica y el Mono tocaban las palmas al compás. Sé que Fernando Terremoto te cantiñeaba por bajini. Me dicen que hasta la Lola de España salió a recibirte. Que hasta Rocio Jurado te gritaba “¡Arrancate Manué! Y sé que mi padre, fiel seguidor de tus notas flamencas, ha estado en primera fila.

Y sé que el cante de tu amigo Mercé se ha quedado huerfano. Su cante echará de menos tu inigualable guitarra. Fuiste y serás un genio de la guitarra flamenca.  Santiago llora como nunca. Tus gente flamenca te recordarán siempre. Y la pena que me embarga me provoca tanto daño que ni puedo ni quiero concentrarme. Tu fallecimiento me coge lejos de Jerez. No llegaré para darte mi último adios. Pero tampoco quiero. Sólo quiero despedirme con un hasta pronto, amigo. Que pena me dá que no estés para la inaguración de esa Ciudad del Flamenco que tanto deseamos los aficionados. Ojalá nuestro Ayuntamiento se acuerde de tí, porque tu eres flamenco del bueno: Flamenco de aquí.

Que Dios te tenga en su santa gloria y desde arriba nos ayudes a ser mejor. A ser tan buena gente como tu lo fuiste. Te echaré de menos Morao, no sabes cuanto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: