Nueva Ley de Arrendamientos Urbanos

Las reformas más destacables tanto en la LAU como en otras disposiciones son:

Duración del contrato:
El inquilino tendrá derecho a que se prorrogue el contrato obligatoriamente hasta tres años. Antes tenía asegurados cinco años de contrato si así lo quería. Las prórrogas sucesivas serán de un año, cuando antes eran de tres.

Obras:
El inquilino podrá realizar obras de adaptación de la vivienda, no solo para adaptarlas a minusválidos como hasta ahora, sino también a mayores de setenta años.
En ningún caso el inquilino podrá realizar obras que provoquen una disminución en la estabilidad o seguridad de la vivienda. Antes esto estaba prohibido si no mediaba el consentimiento del arrendador, lo cual no tenía mucho sentido.

Desistimiento del contrato por el inquilino:
Siempre que hayan transcurrido al menos seis meses de contrato, el inquilino podrá desistir del contrato, bajo condición de que lo comunique al arrendador con un plazo mínimo de un mes. Podrá establecerse en el contrato una indemnización a favor del arrendador por este concepto de una mensualidad de renta por año de contrato que reste por cumplir.

Actualización de la renta:
La renta se actualizará en base a lo que acuerden en el contrato las partes. Sólo si no se pactó nada al respecto, se actualizará en base al IPC.
Además, el arrendador podrá aumentar la renta anual al inquilino en el interés legal del dinero más tres puntos (sin que pueda superarse un incremento del 20%) para compensar las obras de mejora realizadas a partir del tercer año de arrendamiento (antes era a partir del quinto año).

Registro Público de inquilinos morosos:
Se creará un Registro Público de sentencias firmes de impagos de rentas de alquiler con la finalidad de ofrecer a arrendadores información sobre inquilinos que han resultado morosos en arrendamientos anteriores y han sido condenados por sentencia firme en proceso de desahucio.

Recuperación de la vivienda por el arrendador:
Transcurrido un año desde que se inició el contrato y siempre que lo comunique al inquilino con al menos dos meses de antelación, el arrendador puede recuperar la vivienda si la va a destinar a vivienda permanente suya o de sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

Fianza:
No estará sujeta a actualización durante los tres primeros años de contrato. Antes no se podía actualizar hasta el quinto año.

Desahucios por impago de renta:
Una vez que se produce un impago de renta y el arrendador requiere judicialmente la renta al inquilino, éste tiene un plazo de diez días (desde que recibe la notificación) para pagar o alegar. Si no lo hace, el Secretario dará por concluido el juicio y fijará fecha para el lanzamiento.

Venta de la vivienda arrendada:
Si el arrendamiento se encuentra inscrito en el Registro de la Propiedad antes de la operación de venta, el contrato de arrendamiento continuará, siendo nuevo arrendador el comprador. Si no está inscrito el arrendamiento, el nuevo arrendador podrá exigir que termine el arrendamiento y el inquilino tiene derecho a permanecer un máximo de tres meses durante los cuales pagará la renta y a ser resarcido por los daños y perjuicios sufridos.

Gracias por compartir este artículo si lo viste útil

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: