Tarifa plana de la Seguridad Social

El pasado lunes entró en vigor el Real Decreto 3/2014, de 28 de febrero, de medidas urgentes para el fomento del empleo y la contratación indefinida, una nueva pieza del puzzle de medidas con el que el Gobierno pretende estabilizar el mercado de trabajo y, sobre todo, fomentar la creación de empleo indefinido que impulse la incipiente recuperación económica.

La novedad consiste en establecer una tarifa plana para las cotizaciones a la Seguridad Social de las contrataciones indefinidas que se celebren entre el 25 de febrero y el 31 de diciembre de este año 2014. En efecto, todas las empresas que, con independencia del tamaño de su plantilla, cumplan los requisitos establecidos en este Real Decreto-Ley, verán cómo su aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social para contingencias comunes se reduce a la cantidad fija de cien euros mensuales por nuevo trabajador. Esta cantidad será aplicable a los contratos indefinidos a tiempo completo, reduciéndose respectivamente hasta setenta y cinco o cincuenta euros mensuales para los contratos a tiempo parcial con duración mínima del 75% o del 50% de la jornada completa ordinaria.

Sin perjuicio de la atractiva apariencia de esta nueva tarifa, lo cierto es que este Real Decreto-Ley adolece de ciertos puntos débiles cuya consecuencia práctica es que el ahorro que el mismo va a suponer para los empresarios que de él se beneficien, probablemente no sea tan significativo como parece.

En primer lugar, la tarifa plana sólo aplica a la cotización a la Seguridad Social para contingencias comunes, quedando excluidos los demás elementos que conforman la cotización del régimen general, a saber, las contingencias por desempleo, Fogasa, formación profesional,accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Como es sabido la cotización a la Seguridad Social a cargo de la empresa por todas las contingencias supera el 30% de la base de cotización. De dicho porcentaje, el 23,60% es el tipo de cotización aplicable en 2013 a las contingencias comunes afectadas por el Real Decreto 3/2014 y el resto corresponde a las mencionadas contingencias de desempleo (5,50%), Fogasa (0,20%), formación profesional (0,60%) y riesgos laborales (este porcentaje es variable en función de la actividad, siendo con poco riesgo de un 1,70%).

Pues bien, como consecuencia de la recién estrenada medida del Ejecutivo, los empresarios que contraten indefinidamente nuevos empleados cumpliendo sus requisitos, abonarán mensualmente por contingencias comunes a la Seguridad Social la tarifa plana de cien euros por nuevo trabajador contratado, en lugar del 23,60% de la base de cotización. Pero, dado que la cotización para el resto de las contingencias no ha cambiado y debe sumarse a la nueva tarifa plana, el ahorro final de la medida es mucho menor del que podría parecer. En efecto, tomando los porcentajes del párrafo anterior, para un nuevo trabajador a tiempo completo con una base de cotización de dos mil euros al mes, la cotización a la seguridad social a cargo de la empresa será de doscientos sesenta euros incluyendo la nueva tarifa plana (cien euros por contingencias comunes y ciento sesenta por el resto de las contingencias). Por ello, aunque esta medida supondrá un ahorro, en ningún caso la cotización total a cargo de la empresa se reducirá a una simple tarifa plana, como parece a simple vista, y mucho menos de cien euros como se ha difundido.

Otro punto negativo es que mientras que a la empresa, para poder beneficiarse de la tarifa plana, se le exige crear empleo neto y mantenerlo durante al menos treinta y seis meses desde cada contratación, la reducción a cien euros sólo es aplicable durante los primeros veinticuatro meses, es decir un año menos. Se trata por tanto de una medida claramente temporal, ya que una vez transcurrido el plazo de veinticuatro mensualidades volverá a ser aplicable el tipo general. No obstante, para las empresas que tengan menos de diez trabajadores en la fecha de las contrataciones indefinidas, la reducción puede prorrogarse durante doce meses más, aunque en ningún caso en forma ya, de tarifa plana, sino en la de una reducción del 50% de la aportación empresarial a la cotización por contingencias comunes del trabajador.

Salta por tanto a la vista que este “golpe de efecto” del Gobierno supondrá ahorro, si, pero no tanto y, en todo caso, temporal, lo cual no favorece el sostenimiento a largo plazo de un empleo de calidad. Además esta medida debe ponerse en relación con el también reciente Real Decreto-Ley 16/2013, de 20 de diciembre, que ha establecido la obligatoriedad de incluir en la base de cotización los conceptos de remuneración en especie que antes estaban exentos (i.e. vales restaurante y pluses de transporte, primas de seguro). En definitiva, el Gobierno ha aumentado las cotizaciones de los ya contratados haciendo que se pague por las remuneraciones en especie y con ello pretende financiar al menos parcialmente la nueva tarifa plana que, si bien es muy vistosa, no supone tanto ahorro como en un principio pudiera parecer.

Quién puede beneficiarse

Las empresas de menos de 10 trabajadores, podrán beneficiarse, una vez transcurridos los primeros 24 meses, de 12 meses adicionales de una reducción del 50% de la cuota por dichas contingencias.

Se podrán beneficiar de esta medida todas las empresas y autónomos, independientemente de su tamaño, por la contratación estable de un nuevo trabajador, independientemente de su edad.

Según el Ejecutivo, la reducción supondrá un ahorro medio para el empleador de alrededor del 75% de la cotización por contingencias comunes, que se reducirá a 100 euros al mes (1.200 euros anuales). Esta medida, aplicada a un sueldo bruto anual de 20.000 euros, implica que el empleador se ahorrará 3.520 euros anuales de cotización a la Seguridad Social por cada empleo nuevo creado.

La cotización por contingencias comunes se reducirá a 75 euros cuando la jornada de trabajo sea equivalente al 75 por 100 de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable y se reducirá a 50 euros cuando la jornada de trabajo sea equivalente al 50 por ciento de la jornada de un trabajador a tiempo completo.

Además, las empresas y autónomos con menos de 10 trabajadores podrán beneficiarse de una reducción adicional durante el tercer año equivalente al 50% de la cotización por contingencias comunes que le correspondería.

La medida será aplicable a todos los contratos efectuados desde el pasado 25 de febrero – fecha de su anuncio por parte del Presidente del Gobierno – hasta el 31 de diciembre de 2014.

No afectará a los derechos sociales

La nueva regulación no afecta a la aportación del trabajador ni a la aportación empresarial por contingencias profesionales, desempleo, FOGASA y Formación profesional, respecto de las cuales se aplicarán las reglas ya vigentes de cotización.

Tampoco tendrá ningún impacto en la cuantía de las prestaciones económicas a las que puedan tener derecho los trabajadores, que se calcularán aplicando el importe íntegro de la base de cotización.

Requisitos para las empresas

Las empresas o autónomos que se acojan a esta tarifa plana no deberán haber realizado despidos disciplinarios o por causas objetivas, declarados improcedentes, o despidos colectivos en los seis meses anteriores a la fecha de celebración del contrato. A estos efectos, sólo se tendrán en cuenta las extinciones realizadas con posteridad al anuncio de esta medida, esto es posteriores al pasado 25 de febrero.

Las empresas que no mantengan el nivel de empleo total ni el nivel de empleo indefinido en los tres años siguientes al contrato deberán reintegrar total o parcialmente las cantidades que se han ahorrado.

Si incumplen el primer año, deberán ingresar la totalidad de la reducción, si incumplen el segundo año, deberán ingresar el 50% y si incumplen el tercer año deberán ingresar el 33%.

Además, se exige que la empresa esté al día de sus obligaciones con la Seguridad Social y tributarias, y que no haya sido sancionada por incumplimientos de la legislación social en los últimos dos años. En particular, no podrán beneficiarse las empresas que hayan sido sancionadas por no dar de alta a trabajadores en la Seguridad Social.

Asimismo, la reducción de cotizaciones por contingencias comunes que supone la tarifa plana de 100 euros no será compatible con otras bonificaciones a la Seguridad Social

Fuente: http://www.diariojuridico.com

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: