LA DETERMINACION DE LA FILIACION

1.       LA FILIACION MATRIMONIAL.

La filiación matrimonial materna y paterna quedará determinada por:

  1. 1.       Por la inscripción del nacimiento junto con la del matrimonio de los padres.
  2. 2.       Por sentencia firme.

2.       LAS NORMAS Y PRESUNCIONES RELATIVAS A LA FILIACION MATRIMONIAL.

2.1.    La presunción de paternidad y la eventual concepción prematrimonial del hijo.

Art. 116 CC “se presumen hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y antes de los 300 días (10 meses) siguientes a su disolución o a la separación legal o de hecho de los cónyuges”.

Art. 117 CC “nacido el hijo dentro de los 180 días (6 meses) siguientes a la celebración  del matrimonio, podrá el marido destruir la presunción mediante declaración autentica en contrario, formalizada dentro de los 6 meses siguientes al conocimiento del parto”. El marido puede privar de eficacia la presunción pero también puede dejar de ejercitar tal facultad y autoarrogarse la condición de padre del hijo concebido en fecha prematrimonial, reconociendo así  su condición biológica de progenitor del hijo nacido antes de los 180 días siguientes a la celebración del  matrimonio.

El art. 117 CC establece que el marido no podrá impugnar la presunción de paternidad en “los casos en que hubiera reconocido la paternidad expresa o tácitamente o hubiere conocido el embarazo de la mujer con anterioridad a la celebración del matrimonio, salvo que en este último supuesto, la declaración autentica se hubiera formalizado con el consentimiento de ambos, antes del matrimonio o después del mismo, dentro de los 6 meses siguientes al nacimiento del hijo.

Con carácter general, la presunción de paternidad del marido resulta eficaz o determinante en tanto y cuanto no pueda acreditar, mediante prueba en contra, su imposibilidad de haber generado o procreado el hijo de que se trate.

2.2.    El supuesto del artículo 118: la inexistencia de presunción de paternidad.

El art. 118 CC establece que “aún faltando la presunción de paternidad del marido por causa de la separación legal o de hecho de los cónyuges, podrá inscribirse la filiación como matrimonial si concurre el consentimiento de ambos”.

Si el matrimonio ha sido disuelto no es suficiente el consentimiento de ambos sino que será necesario las acciones de filiación. Este supuesto es para casos de que el hijo en cuestión nazca pasados los 300 dias siguientes a la separación de los cónyuges. Se aconseja que la manifestación del consentimiento de los cónyuges se realice de forma conjunta.

2.3.    La filiación matrimonial del hijo nacido con anterioridad al matrimonio.

El principio de absoluta igualdad entre hijos matrimoniales y no matrimoniales ha permitido que este tema haya perdido su antiguo significado e importancia. La reforma de 1981 ha considerado oportuno mantener un mecanismo que permita la matrimonialización de los hijos extramatrimoniales cuando los progenitores de éstos lleguen a celebrar matrimonio entre sí y pasen por tanto a ser conyuges.

El art. 119 determina que la filiación adquiere el carácter de matrimonial desde la fecha del matrimonio de los progenitores cuando éste tenga lugar con posterioridad al nacimiento del hijo siempre que los progenitores se encuentren identificados.

No hay contemplación de plazo alguno. Los progenitores del hijo extramatrimonial pueden haber pospuesto la celebración del matrimonio durante años o decadas ya que el momento es intrascendente, pues lo único relevante es que se celebre el matrimonio. Una vez celebrado, pasará a ser hijo matrimonial incluso con efectos póstumos si ha fallecido.

3.       LA DETERMINACION DE LA FILIACION EXTRAMATRIMONIAL.

La filiación no matrimonial quedará determinada legalmente:

  1. 1.       Por el reconocimiento ante el encargado del Registro Civil, en testamento o en otro documento público.
  2. 2.       Por resolución recaída en expediente tramitado con arreglo a la legislación del Registro Civil.
  3. 3.       Por sentencia firme.
  4. 4.       Respecto de la madre, cuando se haga constar la filiación materna en la inscripción de nacimiento, practicada dentro de plazo de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Registro Civil.

4.       EL RECONOCIMIENTO DE LA FILIACION EXTRAMATRIMONIAL.

4.1.    Concepto y naturaleza: el reconocimiento como acto jurídico.

El reconocimiento tiene por objeto el hecho de aceptar o admitir la relación biológica entre la persona que lo lleva a cabo y aquella a quien se encuentra referido.

Se denomina reconocedor a quien se declara padre o madre de otra persona. Un acto jurídico cuyos efectos jurídicos los determina y concreta la propia ley sin que el reconocedor tenga facultad alguna para establecer el alcance de su propia declaración de voluntad.

4.2.    Características del acto de reconocimiento.

a)      Voluntariedad.

Es un acto llevado a cabo de forma voluntaria y espontánea por parte del progenitor que lo realiza.

b)      Irrevocabilidad.

Una vez manifestada en cualquiera de las formas previstas legalmente, la manifestación de reconocimiento es irrevocable y el reconocedor deja de tener iniciativa alguna sobre la suerte y los efectos de su manifestación.

c)       Solemnidad.

Debe instrumentarse en cualquiera de las formas solemnes que seguidamente consideraremos.

d)      Carácter personalisimo.

Debe ser llevado a efecto por el progenitor que así lo desee de forma directa y personal, sin que ninguna otra persona pueda arrogarse representación en tal extremo.

e)      Acto expreso e incondicional.

Solo puede consistir en una declaración explícita de la existencia de la relación biológica entre el reconocedor y el reconocido, sin que pueda someterla a condición o término.

4.3.    Sujeto activo: el progenitor.

El reconocimiento otorgado por los incapaces o por quenes no puedan contraer matrimonio por razón de edad necesitará para su validez aprobación judicial con audiencia del Ministerio Fiscal.

El reconocimiento sólo puede ser realizado por quienes ostenten la plena capacidad de obrar, dada la trascendenciadel acto realizado.

Se somete igualmente a la aprobación judicial el eventual reconocimiento otorgado por los incapaces.

4.4.    Hijos susceptibles de reconocimiento.

  1. A.      Hijo menor de edad o incapaz.

La eficacia del menor o incapaz requiere el consentimiento expreso de su representante legal o aprobación judicial con audiencia del Ministerio Fiscal y del progenitor legalmente conocido. No será necesario el consentimiento o aprobación si el reconocimiento se hubiese hecho en testamento o dentro del plazo establecio para practicar la inscripción del nacimiento aunque éte podría suspenderse a simple petición de la madre durante el año siguiente al nacimiento. Si el padre solicitara la confirmación de la inscripción será necesaria la aprobación judicial con audiencia del Ministerio Fiscal.

Como regla general, el reconocimiento de los hijos menores o incapaces  necesitará además de la aprobación del progenitor legalmente conocido, el consentimiento exreso de su representante legal o aprobación judicial.

Cuando el reconocedor ha actuado testamentariamente, la declaración sólo tiene lugar a efectos post mortem. Si el reconocimiento tiene lugar en los cortos periodos temporales previstos por la legislación del Registro Civil para practicar la inscripción (8 dias siguientes al nacimiento ó 20 si media causa justificada) entiende el legislador que el reconocedor demuestra diligencia en el reconocimiento conforme a una decisión previamente madurada y correspondiente a la verdad biológica.

  1. B.      Hijo mayor de edad.

El reconocimiento de un hijo mayor de edad y capaz no producirá efectos sin su consentimiento expreso o tácito.

  1. C.      Hijo incestuoso.

Art. 125 CC “cuando los progenitores del menor o incapaz fueren hermanos o consanguineos en línea recta, legalmente determinada la filiación repecto de uno, sólo podrá quedar determinada legalmente respecto del otro, previa autorización judicial que se otorgará con audiencia del Ministerio Fiscal, cuando convenga al menor o incapaz”.

Una vez que alcance la mayoría de edad, tiene la posibilidad de revocar o invalidar la determinación de la filiación realizada en segundo lugar por uno de sus progenitores.

  1. D.      Hijo fallecido.

Art. 126. CC “el reconocimiento del ya fallecido solo surtirá efecto si lo consintieren sus descendientes por sí o por sus representantes legales”

  1. E.       El reconocimiento del nasciturus.

Es necesario el reconocimiento del padre y de la madre para el reconocimiento del nasciturus ya que el art. 122 impide que se pueda efectuar por separado.

4.5.    Las formas de reconocimiento.

La determinación de la filiación extramatrimonial se produce por el reconocimiento ante el encargado del Registro Civil, en testamento o en otro documento público, revisten solemnidad como acto jurídico trascendente  e irrevocable. La eficacia propia de la declaración ante el encargado del Registro Civil es la misma si se hace en el plazo establecido o en cualquier otro momento.

El reconocimiento propiamente dicho, solemne e irrevocable, provoca de forma automática la determinación de la filiación extramatrimonial.

Cualquier otra manifestación de reconocimiento (documento privado) constituye prueba valorable y susceptible de provocar declaración judicial de filiación en virtud de la correspondiente sentencia.

5.       LOS RESTANTES MEDIOS DE DETERMINACION DE LA FILIACION EXTRAMATRIMONIAL.

5.1.    El llamado expediente gubernativo.

Dispone el art. 120.2 que la filiación extramatrimonial quedará determinada por resolución recaída en expediente tramitado  con arreglo a la legislación del Registro Civil.

Podrá inscribirse la filiación extramatrimonial natural mediante expediente gubernativo aprobado por el Juez de Primera Instancia siempre que no hubiera oposición del Ministerio Fiscal o de parte interesada notificada personal y obligatoriamente si concurre alguna de las siguientes circunstancias:

  1. 1.       Cuando exista escrito indubitado del padre o la madre en que expresamente reconozca la filiación.
  2. 2.       Cuando el hijo se halle en la posesión continua del estado de hijo extramatrimonial natural del padre o de la madre, justificada por actos directos del mismo padre o de su familia.
  3. 3.       Respecto de la madre, siempre que se pruebe cumplidamente el hecho del parto y la identidad del hijo.

Formulada oposición, la inscripción de la filiación sólo puede obtenerse por el procedimiento ordinario.

El recurso gubernativo limita sus efectos en que no exista oposición o contienda entre los interesados en el expediente, cuya legitimación es muy amplia.

5.2.    La determinación de la filiación extramatrimonial por sentencia firme.

Puede también establecerse mediante sentencia civil o penal que ponga fin  un proceso en el que el objeto haya sido la determinación, reclamación o impugnación de la filiación.

5.3.    La determinación de la maternidad extramatrimonial.

Referido exclusivamente a la relación entre el hijo extramatrimonial y la madre cuando se haga constar la filiación materna en la inscripción de nacimiento practicada dentro de plazo, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Registro Civil.

En la inscripción de nacimiento constará la filiación materna siempre que en ella coincidan la declaración y el parte o comprobación reglamentaria. El parte es el certificado médico o de la comadrona relativo al parto. La declaración es naturalmente la contenida en la propia inscripción del correspondiente nacimiento.

Tales datos, para la Ley de Registro civil no son suficientes dado que la inscripción no tiene por qué haber sido realizada a instancias de la madre recién parida. Por ello se establece que no constando el matrimonio de la madre ni el reconocimiento por ésta de la filiación, el encargado del Registro Civil, sin demora, notificará el asiento personalmente a la interesada o a sus herederos.

Practicada tal notificación, si la madre no se opone a la filiación que se le imputa por la inscripción de nacimiento dentro del plazo de 15 días, queda oficialmente determinada la filiación extramatrimonial materna. Pero dentro del referido plazo, la madre puede también desconocer la mención de esta filiación por lo que podrá suprimirse en virtud de sentencia o por desconocimiento de la persona que figura como madre, formalizado ante el encargado del Registro Civil, el cual lo inscribirá marginalmente.

Basta la declaración en contrario de la madre para que se produzca el resultado de que el hijo se quede sin madre, es decir, que sea hijo de madre desconocida, pese a la existencia de constancia previa en el Registro del hecho de la generación biológica.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: